MÉDICOS DEBEN DAR CERTIFICADOS DE VIOLENCIA SEXUAL CONTRA NIÑOS

Periódico Página Siete, La Paz, 27/07/2017- Verónica Zapana S.

Foto: Las niñas, niños y adolescentes sufren violencia sexual en sus familias. ARCHIVO / END. 

El certificado se debe entregar gratuitamente en todos los establecimientos de salud. El Colegio Médico de La Paz considera que la medida fracasará.

Los médicos de  centros de salud públicos o privados del país están obligados a emitir el Certificado Único Médico gratuito en caso de atender a un niño, niña  o adolescente con lesiones causadas por agresiones sexuales.

Esta disposición legal forma parte del Protocolo de Prevención, Atención y Sanción a toda forma de Vulneración a la Integridad sexual de Niñas, Niños y Adolescentes, elaborado por el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional. Al respecto, el presidente del  Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea,  cree que esa medida será un fracaso. 

"Con la finalidad de precautelar la integridad de la víctima y velar por su seguridad, la niña, niño o adolescente deberá ser referido de manera inmediata a un servicio de Salud”, indica el documento que fue socializado ayer por el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades al cual tuvo acceso Página Siete. 

"Como resultado de la atención, el médico emitirá el Certificado Único Médico”, dice el Protocolo aprobado a través de la Resolución Ministerial 72/2017 en mayo pasado. Además, indica que el certificado "debe ser extendido de oficio, de forma obligatoria, gratuita y en papel corriente sin necesidad de requerimiento fiscal”. 

El documento aclara que esa certificación debe realizarse en caso de lesiones sexuales o físicas, "sean leves o graves”.

Este certificado servirá para fines judiciales, ya que "se lo tendrá como un indicio respecto al delito y una vez homologado adquirirá valor probatorio”.

La homologación debe hacerla un forense experto, quien entrevistará al galeno que extendió el documento  y "sólo en caso de necesidad e ineludible podrá realizar otro examen a la víctima”, detalla el documento.

Esta disposición se respalda en el artículo 65 de la Ley 348 Integral Para Garantizar a las Mujeres una vida libre de violencia, que instruye que cualquier profesional de salud que preste servicios en instituciones públicas o privadas acreditadas deberá extender un certificado médico de acuerdo al protocolo único  de salud integrado al formulario único que se establezca.

En el protocolo también se recomienda a los galenos llenar el certificado de forma clara, y con letra legible los diagnósticos. Además, el documento no debe tener manchas ni tachaduras. Es importante que se conserve la cadena de custodia del certificado y las muestras.

En caso de que en la comunidad no haya médico forense, los funcionarios de las defensorías de la Niñez y Adolescencia deberán verificar que se le entregue  el documento  y si está en edad reproductiva reciba la anticoncepción de emergencia, además del tratamiento profiláctico para prevenir Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Larrea expresó que esta medida será un fracaso, tal como sucedió con el certificado único que se debía emitir con la Ley 348. "Actualmente no se emite ese certificado porque el personal de salud  teme ser procesado”.

La directora    general de La Niñez y Adultos Mayores dependiente del Viceministerio de Igualdad de Oportunidades del Ministerio de Justicia, Ninoska Durán, indicó que el protocolo se   consensuó con todas  las instituciones de derechos de los niños y adolescentes, que  buscan  humanizar a la justicia. Agregó que ahora con el documento, el vecino, el familiar o el amigo que conozca a una víctima de agresión sexual debe denunciar el caso.  

Según el protocolo, la denuncia se  puede hacer personalmente o de forma anónima. Es gratuita y para ello pueden acudir a la Defensoría de la Niñez, ya que cada municipio debe contar con esa instancia o a la Policía  o Fiscalía. En el caso de comunidades lejanas, se acude a la máxima autoridad, quien no puede cuestionar. Luego se activa la ruta crítica en la que intervienen las instancias judiciales para agilizar y sancionar al agresor.       

Debe activarse la contención emocional para la familia

Página Siete  / La Paz

Es importante activar la "contención emocional” para la víctima y su familia, informó la directora   la  general de La Niñez y Adultos Mayores dependiente del Viceministerio de Igualdad de Oportunidades del Ministerio de Justicia, Ninoska Durán.

"No es sólo actuar de forma legal cuando se atiende un caso de agresión sexual, sino también hay que realizar una contención emocional, para evitar que se genere un evento traumático posterior en la víctima”, indicó tras remarcar que  la víctima está asustada. 

Esa contención la deben hacer los psicólogos de las defensorías de la Niñez y Adolescencia (DNA) aunque aseguró que el Ministerio de Justicia también cuenta con  el Servicio Plurinacional de Atención a la Víctima donde los profesionales son especialistas en esa atención.

"Es importante actuar no sólo de forma legal sino la parte emocional hasta las ocho horas después de la agresión”, insistió la directora.

Además, aseguró que a esa contención también deben acceder los familiares.  "Si sabemos que esa mujer es la madre de la víctima, debemos aprender a tratarla de forma diferente”. 

Aseguró que debido a ello, en el siguiente mes se realizará un diagnóstico institucional y situacional de todas las defensorías para ver si se cumple el Códgo Niño, Niña, Adolescente. 

Se sabe que en Bolivia, una de cada tres niñas o adolescentes fue víctima de violencia sexual.

Duran añade que ése es  un registro, pero hay otros ocultos. 

El miedo: "si lo cuentas, nadie te va a creer”

Página Siete  / La Paz

"Si lo cuentas no te van a creer. Diré que me has provocado”, es la frase que más repite a su víctima el agresor sexual de un menor, una persona que generalmente  forma parte del entorno familiar, señala un artículo del periódico ABC de España que demuestra que los argumentos de los violadores son los mismos allende las fronteras.

Añade que los niños suelen ocultar por miedo, amenazas o simplemente por pensar que, al ser la persona cercana, no se les va a creer.

La página de Alma, Corazón y Vida (ACV)  explica que "los pederastas utilizan la hipersensibilidad que tienen los niños a la creación de temores” y añade que   es estimulada por los propios padres a través de la  educación, a partir de que en toda sociedad hay que ser cautos ante determinados peligros. "Pero el miedo puede ser utilizado también como arma de manipulación”, alerta. 

"Educamos a nuestros hijos, en gran parte, utilizando amenazas. Inculcamos temores concretos (‘si no estudias más,  vas a perder el año’) pero también abstractos (‘si sigues así, te va a ir muy mal en la vida’). Atemorizar es parte de la vida y de ello saca provecho un abusador sexual que tiene autoridad y poder sobre una niña, niño o adolescente”, agrega la publicación.

http://www.paginasiete.bo/sociedad/2017/7/27/medicos-deben-certificados-violencia-sexual-contra-ninos-146168.html